CALICO SKIES RADIO - 24 HORAS DE PAUL McCARTNEY

CALICO SKIES RADIO - 24 HORAS DE PAUL McCARTNEY
Escuchá todo el día la música de PAUL McCARTNEY en CALICO SKIES RADIO !!!!

jueves, 9 de agosto de 2012

PAUL McCARTNEY y el fútbol


Buenos Aires, 9 de agosto (Calico Skies Blog).-
Por Julio Martínez y Celeste del Bianco


Para gustos se hicieron los colores y para millones de personas el fútbol es uno de los deportes más lindos y populares del mundo. Tal como indicar que Los Beatles es la banda de rock más importante de todos los tiempos. Por supuesto adherimos a ambas. Juntando dos pasiones surgió entonces la curiosidad y la pregunta que se hicieron increíble cantidad de fanáticos, ¿por cuál equipo de fútbol simpatiza Paul McCartney?
La conclusión a la respuesta, en primera instancia, resultaba sencilla teniendo en cuenta el lugar de nacimiento de Paul: o es del Liverpool o del Everton. Dando por sentado que Inglaterra es un país futbolero como el nuestro, de hecho ellos nos enseñaron a jugarlo, si McCartney hubiese nacido en Rosario, Argentina, (lugar futboleros si los hay) tendría dos opciones: Newell’s Old Boys o Rosario Central. Pero esa sencillez se tornó complicada porque Paul nunca había dado una confirmación, es decir, si es de los ‘Reds’ o de los ‘Blues’.


Lazos familiares

El fútbol nunca fue materia de discusión seria en la mesa de los McCartney. Ellos vivían en Allerton, lejos de Anfield y por lo tanto estaban más cerca del Everton que del Liverpool. Jim McCartney, el papá de Paul, aparentemente no era un seguidor acérrimo, pero simpatizaba por Everton, principalmente porque allí jugaba un tal Dixie Dean. Algunos afirman que Paul cinchaba por Everton (alentado por sus tíos) y su hermano Mike por Liverpool. Hay un dato que se remonta al año 1968 y fue cuando Paul asistió a la final de la FA Cup entre Everton y West Bromwich. Un primo suyo lo llevó a presenciar el partido que los ‘Blues’ perdieron por 1 a 0. Dos años antes, McCartney también había ido a ver un match del Everton, pero aquella vez lo acompañó John Lennon.
Además de una cuestión geográfica, la teoría de que Paul es hincha del Everton también se basa en un asunto religioso. Los ‘Azules’ están vinculados al catolicismo y los ‘Rojos’ son protestantes. Este punto puede ser cierto recordando que ‘Let it be’, una de sus clásicas composiciones, cita a ‘Mother Mary’, dándole un corte creyente. Aunque ésta última mención a su vez se relaciona con su madre, Mary Mohin.




Una carta, una foto y varias finales

Existen otros antecedentes que ligan a McCartney con el fútbol. El primero de ellos tiene origen en 1967, cuando Los Beatles finalizaron las grabaciones del disco ‘Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band’. Según cuenta la leyenda, Paul le envió una copia al ex futbolista de Liverpool, Albert Stubbins, con un recado: “Bien hecho Albert, por todos esos años gloriosos de fútbol”. Sin embargo, el propio McCartney, hace unos años, recordó que Lennon fue quien propuso la idea de sumar la imagen de Stubbins a la portada de ‘Sgt. Pepper’. McCartney había propuesto a Dixie Dean, pero quedó en la nada. “En realidad (John y yo) no teníamos mucha idea sobre los dos” dijo Paul.
Una referencia más se basa en el amplísimo archivo de fotografías de Los Beatles. En una foto de 1968 se puede ver a cada uno de ellos con una capa multicolor; la de Paul contenía un pin gigante que rezaba: ‘LIVERPOOL FC’.
En 1977, Linda contó que Paul escuchó por radio la final de la FA Cup entre Liverpool y Manchester United, mientras estaban de vacaciones en el Caribe y con los preparativos del álbum ‘London Town’. Aquel match no se trató solamente de un equipo de su ciudad, fue un encuentro que también acaparó la atención de aquellos que no simpatizaban por ninguno de los dos; el choque dos clubes populares de Europa. Es que cuando hablamos de Liverpool – Manchester, el mundo futbolístico posa sus ojos. Como sucede en un River-Boca o en un Barcelona-Real Madrid.
Sin embargo, no fue la última vez que Paul se interesó por una final de un partido de fútbol. En 1986 dijo presente en la partida desenlace entre Liverpool – Everton, correspondiente a la FA Cup. Esa vez se impusieron los ‘Reds’ por 3 a 1. Por Liverpool jugó el escocés Kenny Dalglish, uno de sus futbolistas predilectos. Cuando Wings interpretó ‘Coming Up’ en Glasgow (el single se convirtió en número uno), el público gritó muy fuerte: ‘¡Paul McCartney!’, a lo que Paul contestó: ‘¡Kenny Dalglish!’. Otro detalle, similar a este último, tuvo lugar en uno de sus conciertos en Buenos Aires, cuando lanzó a la multitud un pequeño balón de fútbol, a tono con la pasión argenta o como cuando en Montevideo, el 15 de abril de este año, se dirigió a los espectadores con un "¡Suárez!"', en referencia al actual delantero uruguayo del Liverpool.


Juguemos a las Pipas de la paz

La ‘redonda’ tuvo su aparición en la realización del video clip de ‘Pipes Of Peace’ de 1983. Como recreación de la Primera Guerra Mundial, soldados alemanes e ingleses juegan un ‘picadito’ como un símbolo a olvidar las rencillas, los cañonazos y las muertes. 
Si bien no se lo ve a Paul jugando al fútbol, esa cuestión sí sucedió en uno de los videos de ‘Mary Had A Little Lamb’. Allí se puede observar a los Wings correteando con una pelota, evidenciando la poca técnica de cada uno. Vestido de blanco, al estilo Real Madrid, Paul intenta proteger el balón, mientras es secundado por Denny Laine, Henry McCulloch y Denny Seiwell. En pocas palabras: potrero puro.
Aquel espíritu solidario y comprensivo de ‘Pipes Of Peace’, de alguna manera, se hizo material en dos ocasiones. La primera fue en mayo de 1985 en el incendio del estadio del Bradford. Por culpa del siniestro murieron 56 personas. McCartney integró el coro que cantó ‘You’ll never walk alone’ (escrita por Rodgers y Hammerstein, uno de los himnos de la hinchada del Liverpool FC) y que llegó al puesto número uno del chart británico. Lo recaudado fue destinado a los familiares de las víctimas.
La segunda ocurrió un 15 de abril de 1989 cuando se produjo ‘La Tragedia de Hillsborough’, episodio donde murieron 96 personas debido a una avalancha. La misma transcurrió mientras se jugaba el match entre Liverpool y Nottingham Forest, por la semi final de la FA Cup. Paul McCartney participó en el single ‘Ferry Cross the Mersey’, junto a The Christians, Holly Johnson, Gerry Mariden y Stock Aitken Waterman. Como con ‘You’ll never walk alone’, el sencillo fue número uno en el Reino Unido y el dinero fue destinado a los que sufrieron aquella tragedia.


  
Entre el Rojo y el Azul

Con motivo de la celebración de Liverpool como Capital Europea de la Cultura en 2008, Paul McCartney realizó un concierto en Anfield Road, la casa de los ‘Reds’. Para Paul fue una gran alegría porque presentó su música a gente que en su mayoría nació en la misma ciudad que él; en el terruño donde comenzó la magia de Los Beatles. En términos futboleros, esa noche, McCartney jugó de local. El fútbol no quedó exento en ese paso, dado que Paul se dio el gusto de conocer una gloria del Liverpool FC como Ken Dodd y al entrenador de entonces, el español Rafael Benítez. Tiempo después, conocido su supuesto favoritismo por Everton, Paul dijo que en realidad simpatizó "por los dos" algo así como ir en contra de las leyes del fútbol. "Pero este es mi trato: mi padre era hincha del Everton y mi familia es oficialmente ‘Evertoniana’. En el llegado caso que Liverpool y Everton lleguen a la final de la FA Cup, ahí soy ‘Blue’. Es decir, a la hora de la verdad, pues soy del Everton”, aseveró.
Siempre fue cuestión de dudas; no se sabía con exactitud de qué cuadro es Paul McCartney. Ni tampoco por cuál equipo iban Lennon (en principio Liverpool), Harrison (sólo le gustaba la Fórmula 1) y Ringo (hace poco dijo que era del Liverpool porque le gustaba el color rojo, pero años atrás se manifestó fan del Arsenal de Londres). Algunos dicen que Brian Epstein no quería que demostraran sus preferencias futbolísticas por el sólo hecho de quedar bien con todos.
En resumen, lo que quedó claro fue que Los Beatles no eran asiduos consumidores de fútbol y por cuestión familiar, McCartney es más Azul que Rojo. Para nosotros, vivaces seguidores del Liverpool, no hace más que ratificar aquella frase: "nadie es perfecto", ni siquiera Paul McCartney.


No hay comentarios:

Publicar un comentario